Prensa Imperial

Lee el segundo extracto del libro canon del Gran Almirante Thrawn

El sitio Sunday Express libero días atrás un nuevo extracto del primer libro canon centrado en los inicios del temible Gran Almirante Thrawn.

El extracto que encontrarán más abajo es del primer capítulo del libro, el que podrá ser adquirido (en inglés) desde el 11 de abril, puedes leer la sinopsis aquí y el anterior fragmento en este enlace.

Extracto

Después de todos los problemas que el exiliado había creado en la superficie del planeta, Eli había esperado que montara una terrorífica batalla contra sus captores. Para su sorpresa, aparentemente se había entregado a los stormtroopers sin ofrecer resistencia.

Tal vez había sido tomado por sorpresa. Más probablemente, sabía que la resistencia era fútil.

Al menos Eli entendía ahora porqué Parck deseaba obtener al prisionero. Los contenedores de carga del prisionero estaban etiquetados con una variante del Sy Bisti. Si hablaba ese lenguaje, o si era el único lenguaje que conocía, los Imperiales necesitarían un traductor.
El grupo se encontraba a mitad de camino hacia la escotilla donde Parck, Barris, Eli y su escolta de stormtroopers esperaban cuando se encendieron de nuevo las luces del hangar.

El prisionero, como había notado Eli, era de dimensiones y forma humanas. Pero hasta ahí terminaba la semblanza con los humanos normales. Su piel era azul, sus ojos de un rojo brillante y su cabello de reluciente negro azulado.

Eli se puso rígido. En su hogar, Lysatra, tenían mitos sobre seres como éste. Guerreros orgullosos y mortales que las historias nombraban como Chiss.

Con un esfuerzo, desvió sus ojos de la cara y su mente de los viejos mitos. El prisionero estaba vestido en lo que parecían ser pieles, cosidas de partes que aparentaban ser los animales nativos del bosque donde había vivido. Incluso marchando en el centro de un rectángulo de stormtroopers armados, tenía un aire de regia confianza.

Confianza. Esa era definitivamente una de las partes que contaban las historias.

Los stormtroopers lo condujeron hasta pocos metros de distancia de Parck y le ordenaron detenerse. “Bienvenido al Strikefast, Destructor Estelar clase Venator,” dijo el capitán. “¿Habla usted Básico?”

Por un momento el alienígena pareció estudiarlo. “¿O preferiría usar Sy Bisti?” Añadió Eli en dicho lenguaje.

Barris lo miró de reojo y Eli hizo una mueca. Estúpido una vez más. Debió haber esperado alguna orden. El prisionero lo observó, también, aunque su expresión parecía más bien inquisitiva que enojada.

El Capitán Parck, por su parte, solo tenía ojos para el prisionero. “¿Le ha preguntado si habla Sy Bisti, supongo?”

“Si, señor,” dijo Eli. “Le ofrezco una disculpa, Capitán. Solo pensé… las historias dicen que los Chiss usan el lenguaje Sy Bisti en su…”

“¿Los qué?” Preguntó Parck.

“Los Chiss,” dijo Eli, sintiendo que su cara se enrojecía. “Son un… bueno, siempre hemos pensado que eran un mito del Espacio Salvaje.”

“Lo eran, creo,” dijo Parck, mirando al prisionero. “Parece ser que son más sustanciales que un mito. Pero lo he interrumpido. ¿Qué estaba diciendo?”

“Solo que en las historias, los Chiss usaban el lenguaje Sy Bisti en sus tratos con nosotros.”

“Porque ustedes usaban ese lenguaje con nosotros,” dijo tranquilamente el prisionero en Sy Bisti.

Eli tembó. El prisionero había contestado en Sy Bisti… pero en respuesta a un comentario que Eli había hecho en Básico. “¿Entiende usted el Básico?” le preguntó en Sy Bisti.

“Entiendo un poco,” contestó el Chiss continuando en ese lenguaje. “Pero estoy más cómodo hablando así.”

Eli asintió. “Dice que entiende un poco de Básico, pero se siente más cómodo con el Sy Bisti.”

“Ya veo,” dijo Parck. “Muy bien. Soy el Capitán Parck, comandante de esta nave. ¿Cuál es su nombre?”

Eli abrió su boca para traducir… “No,” lo detuvo Parck con una mano alzada. “Puede traducir sus respuestas, pero quiero saber cuánto Básico es capaz de entender. ¿Su nombre, por favor?”

Por un instante el Chiss permaneció en silencio, su mirada examinando el hangar. No como un ser primitivo abrumado por el tamaño y la magnificencia del lugar, notó Eli, sino como otro comandante militar midiendo las fortalezas y debilidades de su enemigo. “Mitth’raw’nuruodo,” dijo, volteando sus brillantes ojos hacia Parck.

“Pero creo que será más fácil para ustedes llamarme Thrawn.”

___

Traducción realizada por Mario A. Escamilla del sitio Star Wars Veracruz.

Comentarios