Prensa Imperial

Review: Soles Gemelos

Ha sido un largo camino que se ha recorrido hasta este punto; el momento del reencuentro de Obi-Wan Kenobi y Maul. En este artículo desmenuzamos el capítulo completo y revisamos las principales revelaciones que este dejó.

ALERTA DE SPOILERS: Si no has visto el capítulo, no sigas leyendo.

 

El Capítulo

El capítulo inicia con Maul en el mar de dunas, bajo los implacables Soles Gemelos. Lleno de demencia y odio, busca a Kenobi gritando su nombre.

Tras el logo de la serie, Ezra despierta en la noche de Atollon con una visión del último mensaje de Kenobi en el holocrón jedi destruido, y a Maul gritando en el holocrón Sith.

Tras informar al grupo y al comandante Sato de su visión y de que Obi-Wan Kenobi podría estar vivo, Rex nos revela que fue Bail Organa quien confirmó la muerte de Kenobi (claro está, intentando mantenerlo oculto). Hera le ordena a Ezra concentrarse en el presente, pues pronto iniciará el ataque sobre la fábrica de Lothal.

Como es costumbre, Ezra no hace caso a sus superiores y parte -junto a Chopper- en busca de Obi-Wan, llegando a un planeta desértico con dos lunas. Ya en la atmósfera del planeta, se deja guiar por los fragmentos de los holocrones (tal como Yoda se dejó guiar en su nave por los whisp de la Fuerza en Clone Wars). Tan pronto aterriza es atacado por bandidos Tusken destruyendo su nave. Finalmente, Ezra huye con Chopper. y los asaltantes son asesinados por Maul en la oscuridad de la noche.

Ezra caminó toda la noche, y por largas horas durante el día bajo los soles gemelos, hasta que Chopper queda sin batería y Ezra se desploma al suelo. Sin embargo, el mar de dunas tiene un guardián silencioso. Un anciano en túnicas llega a ayudar al joven Ezra Bridger.

El clímax del capítulo llega cuando Ezra despierta junto a una fogata en medio de la noche con Chopper conectado a un cargador (tal como R2 en El Imperio Contraataca), un Dewback y el Maestro Kenobi. El anciano le explica al joven Padawan que tan pronto se recupere, lo ayudará a volver a casa; que este no era su lugar. Todo fue parte de una manipulación de Maul para llevarlo a él, lo que eventualmente ocurre. Aunque Kenobi no pretende enfrentar a su viejo némesis, lo hará si es necesario.

Al llegar Maul, Kenobi, con suma templanza envía a Ezra a casa, en dirección norte (a buscar la nave de Maul), para dar paso al tan esperado duelo.

Maul está lleno de odio, lanzando insultos a Kenobi y listo para luchar. En cambio, Kenobi mantiene la calma, con las manos en descanso sin siquiera sacar su sable del cinto. Esta actitud se siente completamente natural y acorde al lenguaje corporal de Sir Alecc Guiness.

Maul intenta comprender los motivos de Kenobi para estar en el desértico planeta, aislado de todo y se da cuenta de que el maestro protege a alguien. Es cuando Kenobi entiende que debe luchar y enciende su sable de luz haciendo la clásica posición de espera de Obi-Wan en la forma 3.

El duelo en sí, es corto, fugaz y anti-anti-climático, pero no por ello deja de ser un gran enfrentamiento. Este tiene muchas lecturas; tanto in-universe como a nivel de producción.

El duelo no consta de más de 5 movimientos en total; un par de bloqueos de Kenobi y un simple pero eficaz movimiento del maestro Jedi corta el sable color rojo en dos y el pecho de su adversario.

Claramente el maestro Kenobi es un hábil Jedi que ya no lucha en ostentosas coreografías como en las precuelas, sino que sencillamente ataca cuando debe hacerlo. Fiel a la estética de los duelos de la trilogía original. Además, debemos entender que esta serie no es acerca de los personajes principales de la saga; sino que los protagonistas son Ezra y su equipo. El resto son personajes del universo con los que ellos se encuentran.

El anciano ex-Sith cae al suelo; pero Kenobi, en un gesto casi fraternal lo toma en sus brazos. Maul le pregunta si a quien protege es el elegido. Kenobi responde que sí. Maul, en su último aliento pregunta si él los vengará. Kenobi, con gran pesar, cierra los ojos de Maul con su mano, dando término a su tan larga rivalidad con un acto de amabilidad hacia su difunto nemesis. Todo esto en una hermosa escena bajo las dos lunas de Tatooine.

La muerte de Maul abre la puerta hacia el final de temporada; pues si recordamos, Maul advirtió que si él moría, automáticamente se enviaría una señal al Imperio revelando la ubicación de los rebeldes en Atollon.

Finalmente, el Maestro Kenobi parte a ver a su protegido mientras se escucha “Binary Sunset”. Una escena que a más de uno le erizó la piel.

Revelaciones y detalles interesantes

  • El Elegido: Queda claro que el elegido no era Anakin, si no Luke Skywalker. También debemos recordar que ahora existe una nueva profecía (como analizamos y revelamos tiempo atrás)
  • Obi-Wan Kenobi… Obi-Wan: En todo el capítulo podemos apreciar que nadie llama a Kenobi por su nombre. Siempre como maestro o simple Kenobi, manteniendo la coherencia de la frase del viejo Ben a Luke, respecto de que él no escuchaba su nombre desde antes que naciera.
  • Obi-Wan atento a la holonet: Obi-Wan sabe quién es Ezra, lo llama por su nombre y le aclara que cuando alguien vive tanto como él, aprende a prepararse. ¿Qué es lo que permite la preparación? El conocimiento, la información. ¿Será que Obi-Wan no está tan aislado de la galaxia y siempre está atento a las constantes intervenciones piratas que tiene la Holonet Imperial?
  • “Luke…Luke”: Esta es evidente. Podemos escuchar la voz de Beru Lars llamando al joven Luke, quien tiene exactamente la misma edad que Ezra.

Comentarios

Pese a que el ritmo del capítulo está bien llevado y equilibrado, tengo la sensación de que podría haber dado más de si en un especial de una hora. La muerte de Maul merecía más tiempo, pero claro, no es un capítulo lleno de acción y momentos épicos, más bien es un capítulo solemne y cargado de nostalgia.

La representación de Ben Kenobi es uno de los mejores trabajos que Lucasfilm Animation ha realizado. El aspecto es fiel a Sir Alecc Guinees, con leves toques a Ewan McGregor; un sable viejo y desgastado, pero muy bien detallado (mejor que en Clone Wars) y por sobre todo, una impecable actuación de Stephen Stanton. Sus personificaciones son de lo mejor que podemos encontrar.

El duelo resultó algo frustrante para muchos fans, pues en un abrir y cerrar de ojos, el hábil Maestro Kenobi da termino a la vida del anciano ex-Sith. No estuvo cargado de acción ni acrobacias. Es breve y solemne; tal como lo indican los compases musicales. Muchos esperábamos escuchar “Duel of Fates”, pero en cambio obtuvimos un silencio musical tan pronto Maul da el salto hacia Kenobi. Personalmente siento que me dejó un extraño sabor de boca.

Es un duelo, que a nivel de producción, buscó más que solo saciar la sed de los fans de un duelo épico; si no que dar término a la historia Maul y hacer las habilidades de Kenobi algo más coherentes a como lo vemos en Una Nueva Esperanza; un increíble poder, representando en movimientos precisos y sencillos.

Es un capítulo que dará que hablar y por supuesto los invitamos a dejar sus pensamientos en los comentarios. ¿Creen que la muerte le hace justicia al personaje? ¿O que las habilidades de Kenobi están a la altura?

Comentarios