La Teoría del Anillo: Qué es y cómo nos conecta la saga de Star Wars

Si algo califica a una obra de arte, a parte de su belleza intrínseca, es su capacidad para fascinar y activar la imaginación del espectador. Como Star Wars no puede ser una excepción, por décadas ha inspirado millares de teorías entre sus fans. de estas, destaca por su complejidad y detalle, La Teoría del Anillo, realizada hace algunos años por Mike Klimo.

Cuando La Amenaza Fantasma se estrenó en 1999, fue objeto de infinidad de malas críticas y en los años siguientes se consideró popularmente a las precuelas como una decepción, incluso por varios profesionales del cine y algunos fans. Los diálogos forzados, la dependencia excesiva de los gráficos por computador, la energía espiritual transformada en Midiclorias y el infame Jar Jar Binks

Pero ¿qué pasaría si todo formase parte de una proeza narrativa nunca antes vista en el cine? ¿Cómo cambiaría nuestra percepción si resultase que las precuelas eran un intento masivo y sin precedentes de usar una antigua técnica para crear una historia compleja a una escala nunca antes intentada? Porque eso es exactamente lo que sugiere la Teoría del Anillo de Star Wars.

El punto de partida de la teoría son dos declaraciones del creador de la saga, George Lucas. Esta es la primera:

Ves el eco de a dónde se dirige todo, es como poesía, en el sentido en que las películas riman entre sí.

Esta frase abre el famoso video “Star Wars Poetry” que aquí les dejo:

La otra declaración clave de Lucas es esta:

Lo interesante sobre Star Wars, y ni siquiera he insistido mucho en ello, porque no es tan importante realmente, es que hay muchas cosas de las que la gente todavía no se ha dado cuenta, pero cuando lo hagan descubrirán que la saga es una maquinaria de relojería mucho más complicada de lo que se creía.

De estos comentarios la mayoría entendimos que se refería a que en ambas trilogías existían eventos o diálogos que se repetían a propósito, del mismo modo que existe un paralelismo evidente entre la primera película de una trilogía y la primera de la siguiente, etc:

Pero el análisis de Klimo va mucho más allá, proponiendo que la rima no es sólo secuencial (ABC – A’B’C ‘), sino también palindrómica (ABC – C’B’A’). Esta es la base de la teoría del anillo; esencialmente (y esto es simplificar un poco) la narrativa es un bucle que se retrotrae estructuralmente a sí mismo. El nudo de la trama actúa como eje que divide a las películas, de modo que si se doblase, las escenas de introducción se verían reflejadas en las de desenlace. Con la distinción principal de que en los Episodios IIII vemos la victoria de la tentación del Lado Oscuro en lugar de su fracaso como en la trilogía original. Esto permite a la saga convertirse en un comentario sobre las generaciones y el modo en que estamos condenados a repetir (o no) los errores de nuestros padres.

“La historia está organizada en una secuencia de elementos que progresan desde un principio hasta un punto medio bien marcado. Entonces, el anillo gira y la primera secuencia de elementos se repite en orden inverso hasta que la historia vuelve al punto de partida.” – Mike Klimo

Lo explicaremos mejor con un ejemplo:

Aunque La Amenaza Fantasma “rima” con Una Nueva Esperanza (hijo de Tatooine se convierte en un héroe en una aventura más grande), su estructura es más como El Regreso del Jedi, algo que se ve mejor en el final: Es de múltiples hilos, con una batalla terrestre entre la tecnología y los nativos, una batalla espacial relacionada y un duelo de Sables de Luz:

El Ataque de los Clones es un reflejo invertido (como el de un espejo) de El Imperio Contraataca. Entre otros muchos detalles, comienza en las nubes blancas de Coruscant y termina en el suelo naranja de Geonosis, que reasigna los rasgos de Hoth y Bespin. Igualmente ‘Clones’ comienza de forma intimista y remata con una gran batalla, mientras que ‘Imperio’ lo hace justamente al contrario:

La Venganza de los Sith abre con una batalla espacial cuyas consecuencias llegan a la superficie de un planeta, al igual que en Una Nueva Esperanza. Hacia la mitad de ambas películas tienen lugar genocidios (la purga Jedi y la destrucción de Alderaan) que son percibidos por un maestro consternado (Yoda en ‘Sith’ y Kenobi en ‘Esperanza’). Finalmente, ambas cierran con un duelo de sables de luz entre Vader y Kenobi. A partir de aquí, ‘Sith’ genera el statu quo del que parte ‘Esperanza’, cerrando el anillo.

El caso ‘Sith’ – ‘Esperanza’ es aún más interesante porque riman también a la inversa, como lo hacen ‘Clones’ e ‘Imperio’, un ejemplo está en la siguiente imagen:

Los chicos de IGN hicieron en su momento un resumen estupendo, casi escena por escena, de todos los paralelismos. Muy aconsejable para los que no se atrevan con las nueve extensas secciones en estricto inglés que ofrece la página oficial de la teoría.

Como se mencionó, esta técnica narrativa no es nueva. La Composición Anular consiste en narrar de forma lineal una serie de eventos y en cierto punto, desviarse temporalmente del tema principal para volver a él, generalmente con una carga de moraleja o sentido de la predestinación. Está presente en obras tan antiguas como La Ilíada de Homero o las sagradas escrituras hebreas.

El esquema está tan cuidadosamente elaborado por Lucas, que unifica las películas con una estructura universal común, creando un sentido de equilibrio general y simetría. Al mismo tiempo, el uso de esta antigua forma nos permite obtener una mayor comprensión y aprecio por las películas, y nos da un sentido más profundo de la magnitud del logro de Lucas.

El desglose que Mike Klimo realiza en su teoría muestra el uso de la Composición Anular, con innumerables ejemplos específicos de las películas emparejadas, es extenso y vale la pena el tiempo de cualquier fan de Star Wars, sobre todo porque cualquier oportunidad de ver las precuelas, y sí, incluso la trilogía original, bajo una nueva luz es una oportunidad para apreciarlas aún más.

La reacción inicial típica a la Teoría del Anillo es que Klimo está tomando elementos recurrentes y referencias vagas, tratando de darles un significado mucho mayor del que realmente tienen. No obstante, una lectura más profunda revela que hay mucha más evidencia de lo que se podría pensar (llega a analizar anillos dentro de los anillos y algunas condiciones adicionales, pero que llevaría mucho tiempo discutirlo).

Aún así, lo que da más peso a esta teoría no es la evidencia que expone, sino que, antes de revolucionar el cine y de inaugurar la era de los blockbusters, George Lucas fue un esnob del cine. Un miembro destacado de la New Hollywood Movie Brats, que siempre estuvo más obsesionado con el cine experimental que con los de Francis Ford Coppola o Steven Spielberg, como lo demuestra su primer largometraje, THX-1138. Con eso en mente, Lucas es totalmente el tipo de persona que usaría su franquicia para crear algo conceptual y estructuralmente experimental. A pesar de esto, Lucas nunca ha hecho ningún comentario sobre la Teoría del Anillo.

Ahora, ¿Cómo encaja en todo esto la nueva trilogía? Aún es pronto para saberlo. A nivel superficial, todos hemos notado los constantes paralelismos entre El Despertar de la Fuerza y Una Nueva Esperanza, pero quizás oculte algo más que solo descubriremos una vez la trilogía de secuelas se complete.

Un ejemplo de paralelismo no tan obvio, entre El Despertar de la Fuerza y El Regreso del Jedi: ambas terminan con Luke y Rey, mirando fijamente y en silencio a sus maestros.

El Despertar de la Fuerza ha recibido duras críticas por recurrir a estos paralelismos, siendo acusada incluso de remake de Una Nueva Esperanza. Es posible que el conocimiento de esta interesante teoría pueda ayudar a algunos a comprender que todo esto es intencional y que, de algún modo, ese es el espíritu de Star Wars: diferentes generaciones enfrentándose a las mismas situaciones, con consecuencias diferentes.

Pero al final quien decide son los fans, ¿Qué les parece todo esto? ¿Creen realmente que Lucas llegó tan lejos con la composición de su historia? ¿Afecta ésto a su opinión sobre las películas?

Comentarios

Relacionado