Review: Los Últimos Jedi

Ayer por la mañana tuve el agrado de disfrutar de una función exclusiva para prensa de la película que tanto hemos estado esperando.

Las manos sudorosas, temblores en las piernas y la ansiedad al máximo. Llega el emocionante momento en donde ves el logo de Lucasfilm en pantalla con el corazón esperando a que inicie la fanfarria más icónica de nuestros tiempos. The Last Jedi, octavo episodio de la saga de Star Wars ha llegado.

Narrativamente la película logra ser rupturista a la hora de tratar temas que creíamos ya establecidos a modo de dogma en el universo Star Wars pero a la vez mantiene la narrativa épica mitológica y los motivos fundamentales que la saga ha desarrollado desde 1977.

Tal como dijo Rian Johnson, director y guionista, Los Últimos Jedi comienza justo después de El Despertar de la Fuerza con una trama repleta de enormes sorpresas, plot twist, revelaciones y nuevas incógnitas que estremecerán a todo fanático alrededor del mundo. Con una duración total de 2 horas y medi0, siendo la película mas larga de la saga, el film resulta ser un extenso y estremecedor viaje que parece no tener fin.

Todos los personajes vistos en la entrega anterior encuentran un desarrollo más profundo, en especial Finn que logra presentarse como un personaje mucho mejor logrado que como lo vimos en el Episodio VII.

Luego de su corta participación en El Despertar de la Fuerza, el icónico Mark Hamill nos regala una sorprendente interpretación del máximo héroe de nuestros tiempos, esta vez en circunstancias diferentes a las en que tal vez nos habríamos imaginado volver a verlo, presentándonos nuevas perspectivas de lo que significa ser Jedi y los caminos de la fuerza.

Esta entrega además introduce nuevos personajes tales como DJ, interpretado por Benicio del Toro, Almirante Holdo, interpretada por Laura Dern y Rose Tico, interpretada por la joven actriz Kelly Marie Tran. Todos los nuevos personajes tienen una incidencia fundamental en la trama. De todos los personajes creo que los mas destacables son Holdo y Rose, quienes llegan a reafirmar la marcada presencia femenina de las películas de esta nueva era de la saga con papeles “coloridos”.

Los aspectos negativos no pasan mas allá de escenas puntuales que a mi parecer estuvieron fuera de lugar al igual que escenas muy emotivas que necesitaron un desarrollo mas lento y una edición menos brusca al momento de las transiciones de estas.

Tal vez el aspecto que más destacaría de la cinta son los monumentales riesgos que Rian tomó. La película tiene una trama extremadamente desafiante que se atreve a empujar los límites conocidos en la saga en ámbitos desde el desarrollo de los personajes, la fotografía y el argumento en general.

Entrando en materia de aspectos técnicos, como es de esperar el trabajo de CGI está a la altura de una película de Star Wars. Snoke que como ya sabemos no es solo un holograma en esta entrega, está muy bien logrado con un acabado que con la tecnología del 2015 tal vez no habría sido posible lograr en The Force Awakens. Johnson no solo plasmó su firma en la narrativa sino que también en la fotografía ya que podemos ver movimientos de cámara y tomas continuas características de él que entregan una personalidad única a la película.

Por supuesto un aspecto que capta expectación es la banda sonora y es que con John Williams a cargo y un legado que se remonta desde la primera película es un tema muy importante. El soundtrack si bien cumple, este usa muchos temas de El Despertar de la fuerza así como también piezas musicales de la trilogía original que logran su propósito de provocar nostalgia como también exaltación pero definitivamente ningún tema nuevo llega a posicionarse al menos instantáneamente, al nivel de Duel of Fates o algún leitmotiv destacable.

Es imposible dejar de lado el peso que tiene esta película considerando que es la última vez que veremos a la legendaria Carrie Fisher en la pantalla grande luego de su fallecimiento en diciembre del 2016. Su participación en El Despertar de la Fuerza no fue precisamente prominente. Todo lo contrario ocurre en TLJ ya que aquí nos encontramos con Leia como un personaje multidimensional, de una manera en que nunca la habíamos visto con una maravillosa actuación a la altura del tremendo legado de Leia en la historia del cine y la cultura pop.

Si se quiere sintetizar se puede decir que la película es un gran riesgo pero que funciona, que sale de los moldes de la saga de una manera inédita, que empuja los límites narrativos visto en la saga de películas. Rian Johnson llegó para quedarse y no es sorpresa que Lucasfilm y Kathleen Kennedy quedaran tan complacidos con su trabajo en el Episodio VIII que demuestra que es capaz de encabezar la realización de una nueva trilogía de películas.

Cabe señalar que a diferencia de lo que sucedió con Rogue One, todas las escenas vistas en los trailers, teasers y spots si aparecen en la película aunque muchas han sido editadas con el fin de confundir a la audiencia lo cual demuestra la preocupación de Disney y Lucasfilm por mantener la expectación pero sin revelar ningún punto importante de la trama.

Por ahora recuerden mantenerse alejados de los spoilers y… ¡Que la Fuerza los acompañe! 

Comentarios

Relacionado